lunes, 21 de noviembre de 2011

Con Dolores en el "Cospedal"


No me gusta nada que haya ganado el PP. Tampoco me gusta nada que la jodida ley D’Hont haga que mi voto valga menos que el de otros ciudadanos. Tampoco me gusta nada que haya habido tantísima abstención. Pero lo que tampoco me gusta nada es leer hoy en las redes sociales el aluvión de mensajes apocalípticos y catastrofistas de gente supuestamente inteligente y muy tolerante que insulta y se caga en la madre de los que han votado una opción diferente a la suya. A gente supuestamente inteligente y muy tolerante que está vaticinando un futuro muy negro cuando todavía no ha pasado nada. A gente supuestamente inteligente y muy tolerante que dice que hemos vuelto a 1939, a la dictadura y a la Inquisición. Todo eso me parece tan estúpido y tan poco responsable como aquellos otros que dicen que gracias a la llegada del PP todo se va arreglar en dos días.
Yo no sé otros, pero yo he votado lo que creía que tenía que votar y pienso seguir peleando por lo que creo que se tiene que cambiar. Y que si uno teme que le van a quitar sus derechos o lo que sea, que ayer se hubiera acercado a votar. Que quejarse ahora es muy fácil. Que el índice de abstención que ha habido acojona y mucho sabiendo que podía pasar lo que finalmente ha pasado. Y que antes de ponerme a insultar y a adivinar el futuro voy a esperar a ver qué pasa y a ver qué hacen realmente estos señores del PP. Que prefiero no malgastar mis fuerzas ahora y utilizarlas cuando realmente las tenga que utilizar.
Pues eso, que esta mañana al abrir Facebook me ha cabreao mucho. Que entre mis cientos de "amigos" hay muchos que van de inteligentes y muy tolerantes y a más de uno hoy se le ha visto el plumero. Que si hoy te quejas haberte movido ayer.  Y que si no te gusta lo que ves intenta cambiarlo.
Y eso mismo es lo que he empezado a hacer hoy en mi Facebook. Que ya ves tú, que tampoco me va a cambiar la vida. Pero a lo a gusto que se queda uno, ¿qué? 

8 comentarios:

  1. Ya pasado el día D, vamos a sentarnos todos a mirar un poco la vida pasar, que seguramente no será todo para tanto ni nos quedaremos todos tan calvos. Me quedo con una frase que leí ayer de Bertolt Brecht, que podrían leer aquellos a los que te refieres, Fernando:

    “El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judías, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de las medicinas, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, chico, Brecht lo ha expresado muchísimo mejor que yo! jajajajajajajajaja Pero que estoy bien, eh? Que estos arrebatos es bueno tenerlos, que uno se queda estupendamente!!! ;) jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con los dos!no sabeis la cantidad de gente ya no tan joven, porque no hay que engañarse una vez pasa de los 40 no eres ya tan joven, que me decian estas loca vas a ir a votar? nosotr@s ya botamos aqui en la disco!!!!!! me parece tan terrible...
    Yo no soy ni catastrofista, ni agorera, ni apocaliptica! España esta muy mal en todos los aspectos y no quedara mas remedio que recortar, y tocaran las pensiones, tenemos una poblacion en España con una media de edad muy alta, y como eso un monton de cosas.
    Espero que mientras nos quitan la pastan no les quede demasiado tiempo para reformas y cierres en los derechos sociales de los pobres españoles que estamos a merced de la zona euro, que lo queramos ver o no, son los que realmente diran que camino economicamente hablando debe de tomar este pais
    Ah y por cierto, quizá una ironia de la vida pero mi hermana despues de 5 meses en el paro ha encontrado trabajo hoy en el Carrefour...
    Laura Sancho

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor si no se hubiera pasado media campaña diciendo que va a derogar la ley que permite el matrimonio igualitario, que no permitira adopciones a parejas LGTB, que derogará la ley del aborto... La gente no tendría la sensacion de una vuelta al pasado. Soy minoría sexual por tanto basándome estrictamente en lo que el Sr. RAjoy ha prometido no puedo pensar menos que de forma catastrofista con respecto a nuestras familias. Respeto el voto ciudadano pero a mi miedo tengo derecho, me lo ha metodo en el cuerpo COspedal, sanchez camacho, vidal quadras y el mismísimo Presidente electo...

    ResponderEliminar
  5. Y eso de que no queda mas remedio tal y pascual... Argentina estaba igual y como ha terminado saliendo de la crisis es regresando las pensiones a control gubernamental, ampliando el gasto en educacion y reactivando la economía a base de ayudas. Mucho cuento hay con lo de recortes inevitables mientras seguimos metiendo 10mil millones de euros a la Iglesia. Bastante mas de lo que significan los recortes "necesarios" en Educacion, por ejemplo...

    ResponderEliminar
  6. cari los que anunciamos el fin del mundo y somos catastrofistas somos gente que, como en mi caso llevamos más de 15 años con el Pp en valencia y sabemos la que se avecina.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí ésta es la vez que más me ha costado saber si tenía que votar o no, me ha costado hacer el cálculo porque me faltaba saber el valor de uno de los elementos de la ecuación, para mí el más importante, el del 15M. Sabía que para muchos, ir a votar era ir a hacerle el juego a esta clase política corrupta y cínica que a pesar de la que está cayendo cada día se marcan una chulería aún mayor sembrando la prensa e informativos de casos de corrupción y desfachatez (y de todos los signos, aunque algunos sean peores que otros). Conozco gente que no ha votado aunque le haya tocado estarse en la mesa electoral, porque confiaba en que la abstención sería tan abrumadora que habría sido un, como dicen en la tele, serio correctivo para la clase política. Yo he hecho campaña dándoles las gracias por no votar, porque en mi familia estamos todos muy sanos y a Dios gracias no necestiamos sanidad pública para nada (padre en diálisis y 2 bypasses, hermana con tumor cerebral, sobrino epilepsia... ¿sigo?), así que comprenderéis que me la traiga al pairo que pongan palos en las ruedas de la investigación con células madre. Y también me importa un pito qué les pase a los homosexuales, porque como yo no tengo "esa enfermedad" pues a mí plim (sobrino, cuñado y algún otro de los seres más maravillosos que tengo el gusto de conocer). Además, como no soy tía ¿a mí qué me cuentan del derecho a abortar? Al contrario, si haces contacto visual con un tío en un bar, eso ya es un ser humano porque podría acabar en polvo, con lo que pasar del tío en cuestión podría llegar a considerarse aborto.
    Yo he sido de los que han decidido sacrificar sus ideales quincemistas con tal de quitarle la mayoría al PP, porque como habréis comprobado más arriba, no podía permitirme la frivolidad de no votar porque va contra mis principios.
    Me he tragado mis principios y he votado EQUO (aquí, en Catalunya Iniciativa Verds/Izquierda Unida). Pero ya me estoy arrepintiendo. No he sido tan optimista como los que no han votado pero he seguido pecando de optimismo al pensar que toda la izquierda saldría a votar, porque lo necestiamos, porque votar no es una traición al 15M ya que corre en una dimensión paralela sin tocarse nunca con la clase política. Podíamos haberle al menos quitado la mayoría al PP mientras seguimos articulando el 15M. Pero para eso, para quitarle la mayoría, la única herramienta que teníamos este domingo en la mesa de las papeletas era el PSOE. Moraleja: teníamos que habernos tragado el orgullo todavía un poquito más y traicinar nuestros ideales por completo votando al PSOE. Le habríamos quitado el gobierno al PP y seguramente nos habría sido más fácil seguir con la r-evolución. La verdad, no veo al PP permitiendo acampadas, etc.
    En fin, que tanta duda, tanto cálculo y tanto de todo para al final haberme equivocado. Así que yo ahora ya soy tolerante hasta con el gato. Muá

    ResponderEliminar

Dimelo todo!